No nos han Vencido, por Marcelo Telez

Hace 36 años, ya entrada la madrugada, se escuchaba en las radios argentinas una voz seca, blindada y monocorde. Era la que anunciaba el comunicado número uno de lo que decía ser una nuevo gobierno que reordenaría la Argentina.

"Se comunica a la población que, a partir de la fecha, el país se encuentra bajo el control operacional de la junta de Comandantes Generales de las FF.AA. Se recomienda a todos los habitantes el estricto acatamiento a las disposiciones y directivas que emanen de autoridad militar, de seguridad o policial, así como extremar el cuidado en evitar acciones y actitudes individuales o de grupo que puedan exigir la intervención drástica del personal en operaciones."

Dictaron sus Estatutos; suspendieron la actividad política y los derechos de los trabajadores; intervienieron los sindicatos, la CGT y prohíbieron las huelgas, disolvieron el Congreso y los Partidos Políticos, destituyeron a la Corte Suprema de Justicia; quemaron miles de libros y revistas que consideraban peligrosos; censuraron y se apropiaron de los medios de comunicación y confeccionaron listas negras de autores e intérpretes entre muchas otras aberraciones.

Secuestraron,detuvieron,  torturaron, violaron,  asesinaron, crearon la figura del desaparecido y también robaron bebes.

Destruyeron la Industria Nacional y también se apropiaron de empresas y propiedades mientras endeudaban a nuestro País como nunca antes se había hecho en la historia.

Hasta fueron capaces de entablar una guerra donde los comandantes se rindieron sin disparar ni un solo tiro y mandaron al matadero a jóvenes de 19 y 20 años.

Hoy, son ancianos que están haciendo  algo que jamás en su vida hubieran pensado hacer: rendir cuentas; y mucho menos ante la Justicia. Tanto esfuerzo en parecerse al resto de sus vecinos, tanto trabajo para pasar desapercibido. Tanto tiempo creyéndose intocables.

Pero por un lado la resistencia persistente en No Olvidar de una parte del Pueblo al principio hoy se convirtió en la Memoria de todos; también el no claudicar aceptando los discursos oficiales que hablaban de demonios o de excesos alumbraron la Verdad histórica y finalmente la desición política de encarar desde el Estado la búsqueda de la  Justicia efectiva nos da como resultado este presente en el que en este 24 de Marzo y los restantes días del año decimos hinchándose las venas de nuestro cuello que NO NOS HAN VENCIDO.
Marcelo Telez